La naturaleza rítmica y repetitiva de tejer es calmante, reconfortante y contemplativa. No es bien difícil imaginar que El Tejido es como una práctica de atención plena, o bien quizás una forma de meditación. Por esta razón las manualidades tienen un efecto positivo para progresar la salud del cerebro.

Investigaciones en la neurociencia, muestran que las manualidades como el bordado y otras formas de artesanía textil como la costura, el tejido y el crochet, tienen mucho en común con la atención plena y la meditación – se reporta que todas y cada una tienen un impacto positivo en la salud mental y el bienestar.

Las manualidad y el estado anímico repercuten sobre el cerebro

El Tejido al Crochet
El Tejido al Crochet

En una encuesta online de mas de 3545 tejedores, por Betsan Corkhill, un terapeuta del tejido con sede en R. Unido que ha efectuado una investigación sobre los efectos terapéuticos del tejido, más de la mitad de los encuestados notificó que tejer les hacía sentir “muy feliz”. Y muchos afirmaron que tejían por los efectos de relajación, y alivio del agobio y la inventiva.

El estudio halló una relación significativa entre la frecuencia de el tejido y el estado anímico y los sentimientos percibidos de los encuestados. Tejedores usuales (los que tejen más de tres veces por semana) eran más apacibles, más felices, menos tristes, menos deseoso, y con más confianza.

El estudio de Corkhill concluyó, “Tejer tiene beneficios sicológicos y sociales, que pueden contribuir al bienestar y calidad de vida.”

Curiosamente, el estudio asimismo halló que las personas tejiendo en conjunto, eran aun más felices que los tejedores a solas.

De qué forma las manualidades ayudan a mejorar el cerebro

Reto mental y resolución de inconvenientes
Conexión Social
Totalidad
Desarrollo de la coordinación mano-ojo, percepción espacial y habilidad motora fina
Aprender y educar
Centrar la atención y los pensamientos en una labor
Promuevo de la inventiva activa
Da un sentido de orgullo y logro
Enseña paciencia y constancia
Facilita la capacitación de la memoria y la restauración

Conforme con su artículo, “Las habilidades y sentimientos experimentados mientras que se efectúan manualidades como tejer y bordar, asimismo se pueden emplear para facilitar la educación de las técnicas, como la meditación, la relajación y el ritmo que se enseña generalmente en los cursos de manejo del dolor, o bien en el tratamiento de la depresión.”

Las manualidades como el tejido alivian la psique

“El tejido como herramienta para lograr un estado meditativo de la psique podría permitir a una población considerablemente más extensa probar las ventajas de la meditación, puesto que no implica tener que comprender, admitir o bien participar en un periodo de aprendizaje prolongado de la práctica. Sucede como un efecto secundario natural de tejido “.

Otros han equiparado las manualidades (el “crafiting”) con entrar en un estado presente, de “flujo”, lo que el sicólogo Mihaly Csikszentmihalyi describe como “un estado de concentración o bien absorción completa con la actividad en cuestión y la situación. Es un estado en el que la gente está tan implicada en una actividad que solamente semeja importar “.

Y, conforme Corkhill, aun Albert Einstein tenía fama de haber tejido entre sus múltiples proyectos para “calmar su psique y aclarar su pensamiento.”

Los neurocientíficos están comenzando a entender la manera en la atención, la meditación y de probar el impacto de “flujo” del cerebro. Las investigaciones prueban, que estas prácticas mejoran la depresión, la ansiedad, el estilo de enfrentar la contrariedad, progresar la calidad de vida, y de forma significativa a reducir el agobio. Todos vitales para sostener la salud del cerebro y el bienestar.